image3

Derecho a la Vida vs Libertad Reproductiva

Por: María Isabel Bracamontes

Como bien sabemos, hay dos argumentos comúnmente utilizados por las personas que defienden el aborto: el concebido no es persona y por lo tanto no es titular del derecho a la vida y los que aceptan que sí es persona, argumentan que existe una colisión de derechos humanos y defienden erróneamente que debe prevalecer la libertad reproductiva frente al derecho a la vida. Ambos argumentos son jurídicamente equivocados por las razones que se exponen más adelante.


I. El concebido no es persona


Gracias a los avances tecnológicos se ha logrado comprobar desde el punto de vista científico que desde la concepción hay vida, y que esa vida es una persona, este tema fue ampliamente desarrollado por la Dra. Denisse Santos en el artículo No es una persona[1]. Lo anterior desde el punto de vista científico, ahora bien, desde la perspectiva jurídica existen argumentos sólidos que nos permiten llegar a la conclusión de que el concebido es una persona. A continuación, se desarrollan dichos argumentos, la mayoría pueden ser consultados a detalle en la Tesis de doctorado del Dr. Roberto Garzón Jiménez. Es importante mencionar que el Dr. Garzón, utiliza la palabra Nasciturus para referirse al concebido a lo largo de su Tesis. 


Con base en la legislación mexicana, desde el momento de la concepción, el concebido es una persona:


El artículo 123. A de la Constitución, señala que el patrón tiene la obligación de garantizar la salud y la vida de las mujeres embarazadas y del producto de la concepción: 


Artículo 123. A […]

XV. El patrón estará obligado a observar, de acuerdo con la naturaleza de su negociación, los preceptos legales sobre higiene y seguridad en las instalaciones de su establecimiento, y a adoptar las medidas adecuadas para prevenir accidentes en el uso de las máquinas, instrumentos y materiales de trabajo, así como a organizar de tal manera éste, que resulte la mayor garantía para la salud y la vida de los trabajadores, y del producto de la concepción, cuando se trate de mujeres embarazadas […] [Énfasis añadido]


En relación con lo anterior, el Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo establece lo siguiente: 


Artículo 57. Las disposiciones de este Capítulo tienen por objeto proteger la integridad física y la salud de las mujeres en estado de gestación o de lactancia, y al producto de la concepción. 


Artículo 58. Se prohíbe asignar a mujeres en estado de gestación, la realización de los trabajos siguientes: […]


IV. Que las expongan a Contaminantes del Ambiente Laboral que puedan afectar su salud o la del producto de la concepción. [Énfasis añadido]


Con base en los artículos citados, queda muy claro que si la ley protege la salud del concebido es porque está vivo y es una persona, de otro modo sería ilógico proteger la salud de alguien sin vida, además el derecho a la salud solo lo tienen las personas. 


Asimismo, el artículo tercero transitorio de la reforma a los artículos 30, 32 y 37 constitucionales, reconoce a los concebidos la nacionalidad mexicana desde la concepción y “en virtud de que la nacionalidad es un atributo solamente de las personas, se le reconoce personalidad jurídica al concebido”.[2]


En términos del artículo 22 del Código Civil Federal, se considera al concebido como nacido para ciertos efectos, que generalmente son para que pueda ser heredero o legatario[3]:


Artículo 22.- La capacidad jurídica de las personas físicas se adquiere por el nacimiento y se pierde por la muerte; pero desde el momento en que un individuo es concebido, entra bajo la protección de la ley y se le tiene por nacido para los efectos declarados en el presente Código. [Énfasis añadido]


Lo anterior nos permite formar un argumento lógico - jurídico bastante sólido con el que podemos darnos cuenta de que el concebido es persona porque no se puede ser persona para ciertas cosas y para otras no, al respecto el Dr. Garzón dice lo siguiente: 


[…] si el concebido puede adquirir por ser heredero una universalidad jurídica de bienes de distinta índole transmitidos por herencia, es que es titular de un patrimonio y el patrimonio; es un atributo de la personalidad del que sólo pueden ser titulares las personas. Por lo tanto, no se puede señalar que una persona puede serlo solo en parte, y gozar solo de alguno de los atributos, es decir, se es persona o simplemente no se es […] es incorrecto que el concebido pueda ser considerado sujeto de derecho únicamente para ser heredero o legatario y no para gozar del derecho a la vida.[4]


Dicho lo anterior, ahora que sabemos contundentemente que el concebido es una persona, el aborto es a todas luces un acto discriminatorio, con base en el artículo primero de nuestra constitución: 


[…] Queda prohibida toda discriminación motivada pororigen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas. [Énfasis añadido]


Como podemos ver, el citado artículo prohíbe la discriminación de cualquier tipo, por lo tanto, el aborto no solo es un acto que priva de la vida a un ser humano sino también se trata de un acto discriminatorio en contra del concebido, motivado por su edad y en caso del aborto eugenésico[5], por tener una discapacidad, lo cual resulta sumamente injusto e inconstitucional. 


II. Derecho a la Vida vs Libertad Reproductiva 


La vida es el derecho fundamental con mayor jerarquía porque este es presupuesto necesario para que se ejerciten todos los derechos restantes[6], es un derecho inherente al ser humano que se tiene por el hecho de ser persona: 


[…] es un derecho que no se ejercita o se hace valer frente a nadie, sino que se actualiza con la existencia de su titular, por lo tanto, no se regula su ejercicio sino su protección a través de prohibiciones o del establecimiento de sistemas o métodos que busquen garantizar la titularidad del mismo.[7]


El ser humano empieza a existir desde el momento de la concepción, argumentos científicos al respecto sobran, por lo tanto, desde la concepción somos titulares del derecho a la vida. 


La titularidad del derecho a la vida la tienen todos los seres humanos, con independencia del lugar donde se encuentren y otros factores meramente accidentales, el derecho a la vida es universal. Actualmente existe una concepción equivocada sobre los derechos humanos, en la cual se piensa que son absolutos, lo cual es incorrecto: 


Todo derecho tiene límites en cuanto a su ejercicio y esta limitación es la esfera jurídica de otros sujetos; esfera jurídica que no puede ser vulnerada con el ejercicio de un derecho, en el caso de la libertad reproductiva o derecho a reproducirse, encontrara un límite en la esfera de otra persona, por ejemplo que una persona quiera reproducirse y otra no, […] el derecho a la vida del nasciturus no es un límite, […][8]


Algunos que defienden el aborto argumentan que hay un conflicto de derechos en el que el derecho a la vida y la libertad reproductiva chocan, sí esto fuera así, de todas maneras, prevalecería el derecho a la vida. 


La libertad reproductiva se encuentra reconocida en el artículo 4° constitucional: “toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable, informada sobre el número y esparcimiento de sus hijos”, como podemos ver, el texto del artículo dice “toda persona”, por lo tanto, la libertad reproductiva es de hombres y mujeres. 


Como ya lo adelantamos, en este caso no hay un choque de derechos, El Dr. Garzón explica que lo que hay es una relación de causalidad, y que la libertad reproductiva ya se agotó: 


[…] el derecho a la vida del nasciturus no es un límite, ni tampoco puede contraponerse a la libertad reproductiva, ya que si una pareja se reproduce y concibe a un hijo ahí se agota su derecho a reproducirse por lo tanto no puede a la luz de la libertad reproductiva querer privar de la vida a su hijo, en virtud de que ya su derecho fue ejercido y solo existe el derecho a la vida del nasciturus, […] el aborto no es una decisión que se derive del ejercicio de la libertad reproductiva.


La libertad reproductiva consiste en decidir si una persona se reproduce o no, cuando una persona se reproduce está ejerciendo su libertad reproductiva y ese derecho se agota con la concepción de una nueva vida.[9][Énfasis añadido]


Conclusiones


· En la legislación mexicana, el concebido es persona y goza de protección porque tiene personalidad jurídica, es decir tiene una nacionalidad y un patrimonio, además se protege su salud desde la concepción en términos del artículo 123 A. constitucional.


· El derecho a la vida y la libertad reproductiva no son derechos que presenten conflicto alguno entre sí, cuando ya existe una persona, esto es desde el momento de la concepción, la libertad reproductiva ya se ejerció, lo único que hay es una relación de causalidad. 


· Es fundamental destacar que no es legítimo privar de la vida a una persona en razón de la libertad reproductiva, porque esta ya se ejerció plenamente, ya se agotó, aún en caso de que se viole la libertad reproductiva como lo es la violación o casos como el del ex tenista Boris Becker, “al cual se le imputo la paternidad de un hijo suyo concebido sin su consentimiento cuando una mujer utilizo el semen del tenista obtenido oralmente para inyectárselo y fecundar un ovulo”[10], incluso en casos tan lamentables como estos, no se justifica privar de la vida al concebido, no es lógico violar un derecho justificando que se violó otro, no tiene sentido, y no repara ningún daño violar el derecho a la vida del concebido, además el derecho a la vida es necesario para ejercitar los demás derechos, si no respetamos el derecho a la vida, no tiene ningún sentido la existencia y protección de los demás derechos. 

    


[1]No es una Persona: https://provida-mx.com/no-es-una-persona


[2] GARZÓN JIMÉNEZ, Roberto, El Nasciturus y la Libertad Reproductiva: un estudio de diagnóstico y propuestas en torno a la protección jurídica de la vida humana, Tesis de doctorado, México, Universidad Panamericana, Facultad de Derecho, 2013, página 259.


[3] Ibidem, páginas 128 y 129. 


[4] GARZÓN JIMÉNEZ, Roberto, op. cit., páginas 129, 130 y 133.


[5] El aborto eugenésico es considerado un excluyente de responsabilidad junto al aborto por violación. El aborto eugenésico consiste en acabar con la vida del concebido con base en un diagnóstico que indica que el concebido presenta “alteraciones genéticas o congénitas que puedan dar como resultado daños físicos o mentales, al límite que puedan poner en riesgo la sobrevivencia de este, siempre que se tenga el consentimiento de la mujer embarazada”. (Código Penal para el Distrito Federal, artículo 148, III)


[6] Cfr. GARZON, página 55.


[7] GARZÓN JIMÉNEZ, Roberto, op. cit., página 57.


[8] Ibidem, página 419.


[9] GARZÓN JIMÉNEZ, Roberto, op. cit., páginas 419 y 481.


[10] Ibidem, página 421.